jueves 4 de septiembre de 2008


¿Se debe limitar la creatividad de los artistas?

En conversaciones recientes con varios artistas jóvenes (escultores, pintores y ¨performeros¨) hablábamos de los límites en el arte y me decían que la creación no conoce de límites. Sin embargo uno de ellos me dijo que su límite es no llegar hasta el punto en que las consecuencias resulten en una limitación física.
Bien, pues recientemente leí una nota de la agencia EFE (escrita por Anxo Lamela) que daba cuenta del polémic artista chileno radicado en Copenhague, Marco Evaristti, quien firmó un acuerdo con un reo condenado a muerte en Estados Unidos, para que una vez lo ejecuten utilizar su cuerpo como alimento para peces. El condenado a pena capital por el asesinato de tres familiares, es tratado como ¨desperdicio humano¨, según el artista, luego de evaluar los documenos del caso judicial. Entonces Evaristti planifica convertir la ¨basura¨ en algo positivo (según se le cita) y luego de congelar el cuerpo y procesarlo ofrecerlo a los espectadores de su exposición para que sean éstos quienes alimenten a los peces. La exposición está conceptualizada como una denuncia a la pena de muerte.
El artista ha hecho otras obras controversiales, como una instalación en la que depositó peces en licuadoras, para que los espectadores decidieran si encedían las máquinas y mataban a los peces. Todo esto ha levantado críticas muy fuertes, sobre todo planteamientos éticos, religiosos y morales.
Ahora quiero invitarlos amigos artistas, amantes del artes y lectores en general, a que opinen acerca de los límites en el arte, hasta dónde debemos llegar, qué cosas tienen más peso a la hora de desarrollar un concepto a estos niveles. Ahí se las dejo para que compartamos la discusión.