lunes 3 de noviembre de 2008

La pólítica, la cultura, el arte, la vaca y los arrullos plácidos

Todo es algarabía, bocinazos, altavoces, fanfarria, mucho ruido. Y mucho color. El IVU, el ambiente, la corrupción, la seguridad, la economía, la gasolina, el STATUS, cuál es el más pillo o el más mongo, y más o menos en esos temas se concentró toda la información-desinformación de los candidatos políticos aspirantes a administrar la colonia.
Pero, ¿alguién dijo ARTE? ¿CULTURA? ¿Con qué se come?
Parece que no se come, ni se mastica, ni siquiera como las vacas que llevan el pasto de lado a lado y luego lo expulsan. NI SIQUIERA ESO. Cultura parece circunscribirse a eso de las imágenes ondeando banderitas -sobre todo con un cielo siempre nítido de fondo que le sirve de dosel- y una manada correteando por los valles y las montañas, en el jardín florido de mágico primor.
Mientras tanto, ningún proyecto concreto (ni etílico) para apoyar, fomentar y patrocinar la actividad plástica y demás expresiones artísticas. NUNCA escuché a ninguno de los candidatos decir nada al respecto. Ya sé que hay temas de envergadura y apremiantes. Pero, ¿cuántos niños, hoy jóvenes y adultos, no serían actuales delincuentes si -entre otras cosas, por supuesto- hubiesen tenido el acceso a la sensibilidad que proveen las expresiones artísticas, o el beneficio del deporte, la labor comunitaria, etc?
No se trata de que el gobierno asuma un rol paternalista. Pero, ¿COÑO para qué los ponemos cada cuatro años en las posiciones públicas? Para que nos sirvan, para que administren eficientemente nuestros recursos y el dinero público (que también sale de nuestros bolsillos).
A vista de pájaro, el único proyecto coherente de promoción cultural en diferentes órdenes y con espacio para la diversidad (o el más notable -siempre quiero parecer justo-), parece ser el de Miranda Marín en Caguas. Ya hemos visto el trabajo de Elsa María Meléndez y de otros funcionarios y empleados municipales vinculados al arte y la cultura. Que conste que esto no es un endoso político porque no vivo en ese municipio y este escrito se produce a escasas horas antes de la apertura de los colegios de votación.
Con lo que recibimos en la papeleta, el Puerto Rico del día después no parece que cambiará mucho.
Mientras las vacas mastican de lado a lado, asumamos nuestro deber y compromiso, que nadie dijo que la cultura, y menos el arte, eran arrullos plácidos.

3 comentarios:

Carmen Olmo Terrasa dijo...

Asi mismito. Yo navege por los webde los politicos. En su mayoria tienen alguna sección, alguna presentación sobre cultura con muchos proyectos. Proyectos que JAMAS se ven, parece que los incluyen para que no los acusen de no incluir cultura.

No se dan cuenta de que la falta de cultura hace de un pueblo uno ignorante.

Y para colmo siempre terminan dandole dinero a ciertas personas de la cultura que solo aportan a sus propios bolsillos.

Que bueno que se sige escribiendo de estas cosas.

Arnaldo dijo...

Comparto lo que dices en su totalidad... Somos la cultura de Maripili hablando del porque de sus t***s separadas, governadores sin casa, baraja y botella y politica bruta... Te Felicito por tan buen escrito

Pedro Velez dijo...

agreed!